Lectores conectados

Suscríbete al canal de vídeo noticias RoiPress

lunes, 29 de julio de 2019

Uruguay sigue avanzando imparable hacia el cannabis legal con mas de 1.000 hectáreas de cultivo

  • La industria de la planta de marihuana en Uruguay crece a pasos agigantados, ya se desarrollan productos para uso recreativo, medicinal, industrial y alimenticio




URUGUAY.- Lenta pero sostenidamente, el pequeño Uruguay se convierte en un gigante de la industria mundial del cannabis. La República Oriental no sólo es un Estado pionero por el carácter paradigmático de su ley regulatoria, sancionada en diciembre de 2013, que lo convirtió en el primer país en el mundo en dar el paso hacia el fin del prohicionismo, sino por el desarrollo e interés que genera en el resto del mundo, con empresas que apuestan a generar allí productos para todos los usos que ofrece la planta milenaria: medicinal, industrial, "recreativo" o adulto y alimenticio.

El primer impacto, hace media década, Uruguay lo generó como consecuencia de la decisión del ex presidente José Mujica de regular el cannabis para combatir el narcotráfico, mejorar la seguridad y la salud públicas, con el permiso a los uruguayos para cultivar la planta en sus casas, en clubes de membresía o comprar la marihuana empaquetada en las farmacias. Y con el paso de los años el Estado desarrolló el resto del contenido de la legislación, que se orienta hacia el negocio, atento a su potencial descomunal en términos económicos: todas las consultoras interesadas en el tema calculan que en pocos años la ola verde moverá decenas de miles de millones de dólares.

En ese sentido, fuentes oficiales del Gobierno confirmaron a Infobae que ya se otorgaron 19 licencias para empresas o entidades públicas -como universidades- autorizadas a investigar o desarrollar todos los aspectos del cannabis y otras ocho en evaluación.




Las proyecciones de estas compañías indican que el espacio autorizado para cultivar plantas a cielo abierto ya se extiende a las 1.000 hectáreas y de 22 mil metros cuadrados dentro de invernáculos. Mientras tanto dentro del sistema de uso recreativo o adulto ya existen 36.662 adquirentes en 17 farmacias, 7.179 registrados para el cultivo doméstico y 3.814 miembros de 123 clubes de membresía.


"Las últimas estimaciones que tenemos indican que esto generaría en los próximos cuatro años entre 3.000 y 4.000 nuevos puestos de trabajo directos", remarcó a este medio Martín Rodríguez, director ejecutivo del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), entidad creada también por la ley de 2013, con la finalidad de regular la plantación, cultivo, cosecha, producción, elaboración, acopio, distribución y dispensación del cannabis. El control del cannabis legal por parte del Estado se reparte entre este organismo y el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

Al IRCCA le corresponde la aprobación de licencias destinadas al cultivo y  producción de marihuana psicoactiva (es decir, con contenido de THC, la molécula que "embriaga"), tanto para uso recreativo como medicinal, para industrialización e investigación de la planta sobre sus efectos y sus componentes.



Publicidad


El Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) se encarga de los cultivos no psicoactivos: a cielo abierto se produce, por ejemplo, la biomasa para extracción de cannabinoides, la flor con planta entera picada para exportación y desarrollo de la industria extractora de sus componentes químicos (conocidos como cannabinoides), es decir, como materia prima -por ahora de calidad media- cuyo producto final es el aceite o resina de CBD (un componente esencial para el uso médico no psicoactivo) o cremas terapéuticas y estéticas.


De momento, estos productos no se comercializan en el mercado interno porque sólo existen dos empresas autorizadas para tener laboratorios de extracción, que están en pleno desarrollo. Pero sí ya se tendieron las redes de la exportación hacia países donde el uso médico o recreativo es legal: desde Estados Unidos a Canadá, desde Israel hasta Australia incluidos Brasil, Perú, Chile y Colombia en la región.

"Las empresas que producen están stockeando para obtener mejor poder de negociación. Hay compradores en el exterior pero solicitaron una biomasa de altísima calidad que hoy en Uruguay casi que no se produce en cantidades suficientes para comercializar. Se hacen cremas humectantes, antioxidantes en países donde no es considerada medicinal la tintura de CBD", detalló Sergio Vázquez, ingeniero agrónomo y jefe del departamento de Asesoría Técnica de la dirección general de Servicios Agrícolas del MGAP.





 Imprimir



Si quieres estar informado con más noticias como esta, suscríbete y recibe la actualidad en tu correo. Escribe tu cuenta de correo y haz clic en 'Submit' para suscribirte. El servicio de suscripción es gratuito y está ofrecido por Google Feed Proxy a través de Blogger. Tus datos sólo se utilizarán para enviarte un mensaje de correo una única vez al día con las últimas noticias publicadas. Podrás darte de baja en cualquier momento porque todos los mensajes que recibas incluirán la opción unsubscribe now.






Libre de virus. www.avg.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LAS TENDENCIAS DEL MOMENTO